Conecta con el entorno en tu verano slow

Conecta con el entorno en tu verano slow a través de este viaje que te proponemos.

Después de pasar un año lleno de incertidumbre, de momentos difíciles, aunque seguro que también algunos felices, llega el verano. Esa estación tan deseada e idealizada, con sus múltiples significados. Verano es alegría, sol, vacaciones, más tiempo…

En general, vivimos en un constante cambio que provoca un exceso de estrés. El verano, con las tumbonas al sol, puede ayudarnos a equilibrar nuestra energía. Cuando queremos realizar un giro en nuestra vida, tendemos a hablar más de desconectar. ‘Quiero unas vacaciones para desconectar’. Es cierto que vivimos sumergidos en las rutinas, conectados digitalmente. Pero, ¿y si este verano le damos una vuelta?

Te proponemos lo siguiente. En vez de hablar de desconectar, vamos a conectar con el entorno de una manera consciente y positiva. Este ejercicio de conexión te ofrecerá beneficios tanto para tu cuerpo como para tu mente.

¿Te unes a este viaje en tu verano slow?

Conecta con el entorno en tu verano slow con estas claves 

Sigue estos sencillos consejos y conecta con lo más cercano.

  • Ordena tu espacio. Es el primer paso. El orden físico te ayudará al orden mental. Tu mesa de trabajo, la cocina, tu habitación, incluso tu armario, aunque no se vea. Si todo está en orden te sentirás mejor y te ahorrará tiempo. Además, mientras dedicas un ratito a esta tarea puedes escuchar la música que más te gusta. También puedes tener a mano papel y un bolígrafo para hacer tus listas de indispensables. Anota las ideas que te vayan surgiendo o las cosas que vas a hacer con el tiempo que has ganado.
  • Ahora, el orden mental. Una vez que has conseguido el orden físico, llega el momento de que tu pensamiento también esté ordenado. No intentes tenerlo controlado. Céntrate en lo importante y en aquellas cosas que te permiten disfrutar de los verdaderos momentos únicos y felices.
  • Reforma tu espacio. Una vez has alcanzado un estado de orden adecuado a lo que buscas, quizá te planteas una reforma. Cuando nos detenemos un momento y ordenamos nuestro entorno, descubrimos que lo que nuestra casa o espacio profesional necesita una reforma. Son numerosos los clientes que nos comentan que después del verano es cuando más interés tienen en hacer una reforma integral. Cuando coges un poco de perspectiva te das cuenta de aspectos que el día a día no te das cuenta. Y, en ocasiones, son los causantes de tu ansiedad. Una reforma adecuada a tus necesidades te va a ayudar a conectar con tu entorno de una manera más positiva. Este tipo de cambios siempre sientan bien.

Conecta con el entorno en tu verano slow de forma sencilla 

 

  • Modifica tus rutinas. Proponte hacer algún cambio. Por ejemplo, si sueles ir al gimnasio a hacer ejercicio, aprovecha el verano para entrenar al aire libre. Ya estés en la ciudad, en zona de montaña o de costa, encuentra ese momento que te haga disfrutar del paisaje.Haz esta elección, apreciarás detalles que antes no habías percibido. La alimentación es también un foco importante en el que tienes que poner tu atención. Una dieta más saludable te dará fuerzas, no solo por introducir alimentos sanos, sino porque te hará sentirte bien por haber tomado esta decisión. Y, para motivarte todavía más, invita a tu gente a disfrutar de las nuevas recetas. En tu terraza o jardín monta una mesa y vístela de colores alegres. 
  • Viaja. Aunque sea un viaje corto y cerca de tu localidad, el solo hecho de los preparativos ya te conecta con las cosas que te rodean. En tu viaje interésate por las costumbres del lugar. Visita los espacios que lo hacen diferente y haz fotos y vídeo. Son un recurso excelente para subir el ánimo en los momentos difíciles. Además, es una buena excusa para poder quedar con amigos o familiares y mostrar esos lugares que has descubierto. 
  • Crea momentos inolvidables. Cualquiera de las cosas que hagas, hazlas con el objetivo de crear momentos inolvidables, que llevarás contigo siempre. Y, compártelos con tus amigos o familiares. Tu entorno ahora es más amplio y lo ves con otros ojos. Ahora has conectado con él.

 

¿Por qué debemos conectar con el entorno? 

  • Visualizas situaciones óptimas. Y eso te ayuda en los momentos en los que necesites una ayuda.
  • Conectas con tu yo más íntimo. Te conoces mejor y eso siempre es positivo.
  • Te mantiene presente en el momento. Vivir el momento y sacarle todo el partido a lo que estás viviendo. Disfrutar el ahora, pero también como ese recuerdo al que acudir.
  • Aprendes a dejarte sorprender. Si estás presente en lo que sucede a tu alrededor, tus sentidos estarán receptivos y te harán sentir sensaciones agradables. Disfruta de las pequeñas cosas que logran tu bienestar.

Con estas sencillas pistas, ya puedes crear tu mejor viaje en tu verano slow.

Conecta con el entorno en tu verano slow